28 de dic. de 2009

Ojos y voces de la Isla, libro de la Asociación Miguel Bru, con deseo navideño

Gracias Gabi Giubellino por la nota en parquedelospatricios.blogspot.com ¡y por la buena onda!

20 de dic. de 2009

Las almas de los isleños

Gracias a La Nación Revista por la nota con fotos y textos del proyectos publicada el 20 de diciembre de 2009.



Un puente demasiado lejos



Gracias al suplemento Radar (Página/12) y a Mariana Enriquez por la nota publicada el 13 de diciembre acerca del proyecto.

9 de dic. de 2009

El libro de los talleres de fotografía y periodismo



La impresión de este libro fue posible gracias al apoyo de la Secretaría de Cultura de la Nación. El libro no se vende en librerías. Se consigue en:
Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (Argra). Venezuela 1433, Ciudad de Buenos Aires. De lunes a viernes de 13 a 18hs.

O se puede solicitar por mail a la Asociación Miguel Bru:
ambru@ambru.org.ar

Se pide a cambio un bono contribución voluntario, cuyos fondos serán destinados a la escuela y a armar una futura muestra.

19 de dic. de 2005

Concurso Haroldo Conti: dos historias


En el año de homenaje a Haroldo Conti, escritor desaparecido durante la última dictadura militar, participamos del Concurso Literario Antirrepresivo y Antidiscriminatorio organizado por la Universidad de Buenos Aires y la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires. Tras disfrutar un cuento del autor, “Como un León”, escribimos nuestras historias y ahora las publicamos en el Periódico Mural.

FOFÓN, AMIGOS POR SIEMPRE

Por Jesica Baez

Fofón era un chico de 16 años, morocho, con el pelo negro y los dientes grandes. Su nombre era Diego, pero le decían Fofón porque le gustaban muchos los teléfonos.
Una mañana de cielo muy nublado, con ganas de llover; el teléfono sonaba y no quería levantarme a atender, cuando me levanté...dejó de sonar. Llegó Romina, mi prima, llorando y gritando : Jesi, Jesi! Salí y le pregunté qué le pasaba.

- ¡Lo mataron a Fofón!- me gritó.
- Hasta que no lo vea no te creo- le dije.
Y llorando me respondió: -¡pero cómo te voy a mentir en una cosa así!

Me cambié y fuimos a la casa de la madre. Cuando llegamos ella se había ido al hospital Argerich. Era verdad. Fofón había muerto. Llorando desconsoladamente la mamá nos dijo: mi hijo...noooo, él no se mato sólo – y siguió llorando.

Fofón tenía una novia que se llamaba Carolina. Era una chica muy atractiva, rubia, de cutis blanco y la cara como la de una muñeca hermosa. Ella no era del mismo barrio, era de otra villa llamada Itatí, en Wilde. Ella lo llevó al hospital Argerich, lo dejó, y fue a buscar a la madre con una toalla blanca que de tanta sangre quedó roja. Llorando, con el trapo en la mano le dijo a la madre:

-Doña, su hijo se mató.

Los rumores que corrían decían que la misma novia lo habría matado por no haberle dado plata cuando ella quería. Al otro día, Carolina volvió a la casa de la mamá de Fofón a preguntarle dónde lo velaban y le respondió:
-¡No!, Todavía no lo sé.
-Bueno más tarde paso –respondió la chica.

Cuando se estaba yendo, los compañeros de Fofón la agarraron y la llevaron a donde él vivía con ella. Le preguntaron por lo que pasó. En la casa estaba el sillón quemado (¿para borrar las huellas?). El olor a humo era impresionante y la sangre... la habían limpiado
- ¿Por qué está esto así?¿quién fue?, dale, nos no mientas- gritaba el grupo de pibes.
- Se mató solo- decía ella llorando.
- ¿Y por qué te llevaste los muebles, prendiste fuego el sillón y limpiaste la escalera y el piso?- le volvían a preguntar con desconfianza.
Le hablaron. Le pegaron. Hasta que confesó que ella lo había matado. Le metieron tres tiros: uno en la cara, otro en la panza y el último en la pierna. Le cortaron la cara y ella, moribunda, se fue desde una esquina cercana al puente del transbordador hasta los bomberos, que rápidamente la llevaron al hospital.
A Fofón lo velaron en una casa de sepelios de Villa Dominico. Yo no podía entrar del olor a flores que había. Me hacía mal. No me gustan los velorios ni los cementerios. Lo enterraron en Avellaneda. Ella sigue viva.


COMO UNA CABRA
Por Daiana Monzón


Era una tarde blanca, soleada y con muchas personas gritando y riendo. Julieta volvía de la escuela. Llegó a su casa, saludó con un dulce beso a sus sobrinos; entró y vió que Gloria, su mamá, estaba llorando. Ella pensó que, como siempre, había discutido con su papá Carlos; pero no fue así, una mala noticia estaba por venir. Julieta preguntó qué pasó. Nadie quería responder, hasta que su mamá decidió decirle la verdad.

La mala noticia era que su hermano Pablo estaba preso en un Instituto de Menores y en pocos días comenzaba el juicio. Pablo no tenía ninguna causa, pero como “un boludo” le pegó a un policía. Lo trataron de loco mental y lo trasladaron a un hopital psiquiátrico. Él no estaba nada mal, aunque era muy agresivo, pero lo trataron como si fuera un demente.

El tiempo pasaba y Pablo iba empeorando. La mamá le contaba a Julieta que las pastillas que le daban en el hospital le caían muy mal, lo estaban volviendo loco de verdad. Despúes de meses, Pablo seguía en el hospital. Cuanto más tiempo pasaba, más lo extrañaban. Un día Julieta fue a verlo al hospital. Ellos no se llevaban nada bien, pero como lo extrañaba mucho, decidió ir a visitarlo. Ese día Julieta la pasó de lo peor, se aburrió un montón y nunca más quiso ir a verlo, ni al instituto ni al hospital.

Varios meses después lo dejaron libre, pero con una condición: tomar las pastillas. Cumplió. Hasta el día de hoy Pablo las toma. El cuerpo se adaptó a esos remedios. Él sigue siendo igual que antes, un chico que siempre supo entender las cosas y respetar las decisiones de los demás; gracias a Dios está disfrutando de la vida al aire libre.

Jon Lee Anderson: a pasos de la Maciel

Es un periodista que recorre el planeta contando historias que pasan. Estuvo en la guerra de Afganistán, en Irak y a pocos pasos de la Maciel, en una charla en la Fundación Proa. Una de nuestras cronistas estuvo ahí.

Por Jesica Baez

A pocos pasos de la Isla Maciel, del otro lado del Riachuelo, junto al famoso Caminito, en la Fundación Proa, Jon Lee Anderson da una conferencia de prensa. El salón de Proa es hermoso, con las paredes decoradas con corbatas, cuadros, postales, fotos y sillas que cuelgan. Hay muchos periodistas. ¡Parece que esto es muy importante! Jon se encuentra con Jaime Abello, presidente de la Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI). Se saludan y empieza la charla.
Jon es de E.E.U.U, periodista y escritor. Empezó en 1979 como reportero del semanario peruano Lima Times pero ha escrito y escribe para medios tan destacados como el New Yorker. Redactó los perfiles de Fidel Castro, Gabriel García Márquez y escribió sobre varias guerras. También una enorme biografia: El Che Guevara, La tumba del león que son crónicas de la guerra de Afganistán; y La caída de Badgad, basada en sus escritos desde la ciudad sitiada. Jon Lee también da talleres sobre cómo escribir perfiles y cubrir conflictos.

Acá están algunas de las cosas que dijo:

“Primero y principal quiero agradecerles el espacio para poder estar aquí, y por el gusto de volver a ver caras conocidas”.

“Nací en Estados Unidos pero viví más en otros países, y estoy un poco condenado a mirar mi país con otros ojos”.

“El 11 de septiembre, cuando atacaron las Torres Gemelas, me ofrecí para ir a Afganistán y luego a Irak. Lo sentí un deber. Este conflicto es como la locomotora de un tren del que no se puede bajar, nos afecta a todos. Es una historia que sigue escribiéndose”.

“No me considero un corresponsal de guerra sino un periodista. Lo que me interesa son las historias, no las guerras; el rostro humano. Busco cómo se reflejan esos cambios en las cosas cotidianas de la gente”.

“Tanto he visto la mano de Dios en el derrame de sangre de personas muertas, que quedo con las dudas acerca de las religiones”.

“Mi deber es redactar lo que veo, siento y contar la verdad”.

10 preguntas a H.I.J.O.S

Walter, integrante de la agrupación H.I.J.O.S, vino a la Isla Maciel una tarde de invierno. Los chicos que participamos de los talleres lo entrevistamos en el Club 3 de Febrero.

Por Jesica Baez

1. ¿ Por qué H.I.J.O.S?
Porque significa Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio.

2. ¿ Hay cosas que te hacen acordar a tus padres desaparecidos?
En mi caso personal no tengo familiares desaparecidos. Pero estoy en esta agrupación porque siento que la dictadura me afectó mucho, lo mismo que a todo el país.

3. ¿Cómo te enganchaste en todo esto?
Porque no soy un hijo de desaparecidos pero soy un hijo.

4. ¿Qué edad tenías en la dictadura?
Cuando fue el golpe militar de 1976 yo tenía 6 años. No tenía ni registrado lo que pasaba en aquel momento. Mis viejos eran peronistas. Ellos sí sabían lo que venía y que los militares no era nada bueno.

5. ¿Te acordás de algo de aquellos tiempos?
De que cuando era más grande y estaban los militares no podíamos parar en las esquinas, ni llevar el pelo largo.

6. ¿Qué pasaba si te encontraban así?
Lo mínimo que podían hacer era llevarte a la comisaría y cagarte a palos.

7. ¿Cómo recordás hoy la dictadura?
Mal, con mucho dolor. Siempre me sensibilizó mucho esto de los desaparecidos. Después asumí una lucha a través de H.I.J.O.S.

8. ¿Cómo lo tomó tu familia?
Muy bien. Ellos me acompañaron y estuvieron de acuerdo con que luchara por los derechos humanos.

9 ¿Cómo te enteraste que existía H.I.J.O.S?
Tengo amigos que ya estaban militando e hijos de desaparecidos que me invitaron a participar.

10. Si tuvieras que elegir algo en la vida ¿qué elegirías?
Que hasta los militares participen en la agrupación de H.I.J.O.S. Y poder seguir luchando por los derechos humanos.

La dictadura militar en la isla

Entrevista a Don Luis, un vecino del fondo.
Por Elvis Leone, Sonia Méndez y Jesica Baez.

¿Hubo represión en la isla?
Sí, hubo represión y muchos secuestradores, violaciones y muertos.

¿Hay desaparecidos de la Maciel?
Hay desaparecidos, algunos fueron encontrados y otros todavía no.

¿Hasta qué hora se podía andar en la calle?
Hasta las ocho de la noche. Después los militares te llevaban en una camioneta, aunque tuvieras documento. Tampoco se podía caminar de a muchos. Más de tres personas ya era patota. A esa gente no le importaba nada, ni que fueran mujeres con hijos.

¿Qué le hacían a la gente que se llevaban en esa época?
A algunos los tiraban vivos al Riachuelo. A otros los dejaban prisioneros, les cortaban la lengua o los acostaban en una cama donde les ponían electricidad y los mataban. A las mujeres las violaban. Y si estaban embarazadas, los secuestradores vendían o regalaban a los bebés.

poesia & rescate emotivo

Antes eran tus palabras amorosas
Tus labios color rosa
Hoy me miras con ojos de indiferencia
Ya te perdí
Cómo hieren esos ojos vacíos
Que un día me dieron luz
Y tu risa fresca y lozana
Ya no vive en tu boca
Para mí

Elvis Leone


¿Qué hiciste con mi vida?¿Por qué? Devuélvemela
Mírame cómo estoy, todo por vos
No me hagas más daño
Te quiero pero no quiero verte
No me hagas más daño
Te quiero pero no quiero verte
Perdón
Te veo y no entiendo
Todo por un sueño
Besáme que sueño y voy cayendo
No entiendo
Pasa el tiempo y te sigo queriedo
¿Qué hiciste con mi vida?

Elvis Leone


¿Por qué?
¿Por qué busqué en la calle lo que en mi familia me faltaba?
¿Por qué me metí con un hombre sabiendo que tarde o temprano lo perdería?.
¿Será que estoy tan sola, que necesitaba el cariño de alguien que me dijera que me quería?
¿Por qué hice tantas cosas que no debía?
Si tan sólo era un momento de locura y descarga de dolor.
Por dentro yo sentía, me estaba arruinando la vida .
Gracias a Dios hoy comprendí.
Tengo dos personas por quien luchar
mi hija y mi mamá
Aunque tenga que pelear con todo el mundo y agachar la cabeza.
Una y mil veces lo voy hacer
sólo por ellas
las AMO y no voy a dejar de amarlas jamás.

Jesica S. Baez


Tengo a veces deseos de ser
nuevamente un chiquillo
Y en la hora que estoy afligido
Volverte a oír
Pedirte que me abraces
y que me lleves a casa
A pesar de la distancia y el tiempo
No puedo olvidar tantas cosas
que de ti necesito escuchar
Cuántas veces me siento perdido
en la noche
con problemas y angustias
que son de la gente mayor
Con tu mano apretando mi hombro
Seguro dirías:
ya verás que mañana
las cosas te salen mejor.

Fragmento de Lady Laura, de Roberto Carlos, texto seleccionado por Elvis Leone


Para vos que ya no estás
Si pudiera yo alcanzar
Ese cielo sin tocar
No recorrería al camino
Ni mandaría postal
Si pudiera hablar con vos
Que ya no estás
Diría tantas cosas
Y no terminaría jamás
Te diría que vuelvas con nosotros
Que sigas siendo mi segunda mano
Por que hoy Fofón se cumplen
2 años que no estás
entre nosotros
en esta vida

Jesica S. Baez

El día que cortamos el puente

Dos inocentes detenidos:
¡UNA CON FINAL FELIZ!


Quisimos dar a conocer esta versión, diferente a la difundida por los medios de prensa, acerca de los hechos ocurridos el 30 de setiembre en el barrio.

Por Andrea Romero

A las 15.30 hs del viernes 30 de septiembre una balacera sobresaltó a los vecinos de la Isla Maciel. Los tiros se escuchaban desde el puente Nicolás Avellaneda -que separa Capital de provincia- y sonaban más cercanos y potentes. Los niños que jugaban en la calle corrieron a protegerse.
Un Renault Clio gris al que perseguía la Policía Federal ingresó a gran velocidad por Montaña- calle principal de la isla- y chocó contra una vereda. Los ocupantes buscaron ocultarse en los pasillos del barrio.
La persecución se había iniciado en el barrio de La Boca a raíz de un asalto en el que intervinieron móviles de las comisarías 24 y 26 de la Policía Federal.
Una vecina que declaró en la causa y que prefiere mantener su identidad en el anonimato contó: “ Al escuchar los tiros vi desde la ventana de mi casa a uno de los que escapaban de la policía dejar el auto y meterse en los pasillos; como la policía seguía disparando, puse a salvo a mis hijos y salí a la calle. Vi cuando detenían a Sebastián Villalobo de 18 años, que caminaba por ahí. Todos los de la isla saben que ese chico es empleado de Exolgan.- aclaró la testigo- Recién ahí dejaron de disparar. Cuando detuvieron al chico, alcancé a ver cómo uno de los policías sacaba un arma de la cintura y la acomodaba al costado del pibe que estaba boca abajo en el piso”.
Villalobo fue trasladado a la comisaría 3ª de Avellaneda en compañía de su madre y un miembro de la Comisión de Derechos Humanos de la Isla Maciel. Mientras tanto, la Policía Federal siguió su cacería por el barrio.
David Castañeda, empleado de la municipalidad, fue golpeado y detenido en su casa mientras dormía la siesta. Según relató su esposa, la policía lo sacó de la cama, lo golpeó y encapuchó con una campera. Pensó que lo iban a matar: lo tenían tirado y con el revólver en la cabeza. Ella fue sacada por la fuerza, pero vio cuando le “plantaban” un bolso con armas.
Cuando la voz corrió por el barrio, los vecinos se movilizaron y cortaron el puente Nicolás Avellaneda para pedir la liberación de Villalobo y Castañeda. Más de un centenar de vecinos participaron del corte. Amenazaron con tomar la comisaría si los acusados no era liberados pronto. El 1 de octubre las personas detenidas recuperaron su libertad.

Vecinos: vino para quedarse

Rubén Monzón lleva veinte años en la Maciel. Vive en el fondo, con sus hijos.

Por Daiana Monzón

- ¿ Hace cuánto conoce la isla?
- Desde el año 75.
- ¿ Por qué vino a vivir acá ?
- Porque yo tenía a mi hermana acá y como trabajaba en el puerto me quedaba más cerca.
- ¿Sigue trabajando el en el puerto?
- No, ahora no.
- ¿Por qué?
- Porque se privatizó todo.
- ¿Y ahora dónde trabaja?
- En el plan Jefes y Jefas.
- ¿ Le gusta vivir en la isla?
- Sí, me encanta. Me siento cómodo y aparte estoy cerca de mis familiares.

Un pibe de la isla

Por Sonia Méndez

- ¿Cuándo fue tu primer faso?
- A los 16 años.
- ¿Por qué?
- Quería probar.
- ¿Qué sentiste?
- A lo primero empecé a vomitar y estaba re loco pero me rescataba.
- ¿Tu mamá se dio cuenta?
- No.
- ¿No le contaste a nadie?
- No, no me gusta contar lo que hago.
- ¿Lo hiciste por una mujer?
- No.
- ¿Cuánto faso probaste desde los 16 hasta ahora que tenés 17?
- Mínimo cinco veces.
- ¿Cuándo?
- Cuando no había para escabiar y pintaba algo...
- ¿Estuviste re loco con una chica?
- No, no me gusta aprovecharme. Además no me gusta ver a las chicas de 14 o 15 años fumando y arruinándose. Prefiero fumar con un amigo.
- ¿Tenés novia?
- No. La chica que yo quiero está con otro.
- ¿Por qué cortaron?
- Por jugar de mano.
- ¿Es feo?
- Sí, pero me di cuenta tarde.
- ¿La querés?
- Sí, salimos un mes y 17 días. La amo.

Miguel contado por un amigo

Por Alejandra Laris y Juanita Monzón

Jorge Jaunarena, uno de los fundadores de la Asociación Miguel Bru, nos dio su este testimonio acerca de su mejor amigo.

¿Desde cuándo conocías a Miguel?
Desde que llegué de Neuquén a estudiar a La Plata en el año ´89. Yo era una persona bastante tímida y él todo lo contrario. Fue el primer amigo que me hice en la facultad.

¿Cómo era tu relación con él? ¿Qué cosas hacían?
Andábamos todo el día juntos. Nos gustaba la misma música, jugábamos en el equipo de fútbol de la facu, salíamos bastante de noche, no tanto a bares, a fiestas o reuniones que se hacían en casas de estudiantes. Tenía un gran sentido del humor, era muy solidario, inspiraba ternura. Uno lo adoptaba. Venía de visita a mi casa y se instalaba semanas. A veces íbamos a comer a lo de Rosa, con toda la banda, un montón de muertos de hambre. Rosa sacaba harina y amasaba tallarines -riquísimos le salían- para todos. Otro preparaba la salsa de tomate, otro hacía los mandados, otro ponía la mesa, otro lavaba. Los Bru eran siete, nosotros éramos como cinco más y siempre había un linyera -Bachi- que pasaba a comer. Lo que no compartíamos era el club, él fana de Boca y yo de River.

¿Y qué decía de eso?
El me decía "vos tenés onda de hincha de boca lo que pasa que no te das cuenta". Antes de ir a la cancha de Boca (iba todos los domingos), pasaba a pedirme uno o dos pesos para la entrada y yo le decía "viste loco qué onda que tenemos los de River, no?". Pero lo peor que le podías hacer era no dejar a sus perros (llenos de pulgas) entrar a tu casa. Se ponía insoportable con el "dale, dale mírales la carita, dejálos que estén con nosotros". No descansaba hasta que te convencía. Era un tipo muy solidario y la gente le tomaba mucho cariño. Siempre te daba una mano para limpiar la casa después de una fiesta.

¿Tenía novia o algún garrón por ahi?
Le iba bastante bien con las mujeres. No les daba mucha bola. Esa era su arma de seducción. Además era lindo tipo.

¿Te lo imaginás a Miguel en la Isla Maciel?
Por supuesto, siempre me lo imagino en la isla, se llevaría muy bien con grandes y pibes. Le hubiera encantado la Isla y su gente. Seguro que hubiera estado dando una mano y haciendo reír. Era muy comprometido, ¿Qué haría? Daría todo lo suyo para la gente, como hacía siempre.

Entrevista a Rosa Bru


Por Carolina Insfrán, Daiana Monzón, Sonia Méndez y Belén Cardozo.

En agosto del 2005 se cumplieron 12 años de la desaparición de Miguel Bru. El cuerpo sigue sin aparecer. Rosita, su mamá, viene todas las semanas a la isla. Un sábado nos sentamos a charlar para que nos cuente cómo era su hijo. Y esa semana fuimos a la Facultad de Periodismo de La Plata y colgamos nuestro periódico mural con éste y otros textos

¿Cómo describirías a Miguel Bru?
Miguel tenía un caracter chinchudo, sincero y muy comunicativo. Te contaba lo que le gustaba y lo que no también. Tenía muchos amigos.

¿Qué edad tenía cuando desapareció?
23 años.

¿Cómo se llevaba Miguel con su familia?
Él era muy familiero, siempre me visitaba. Era muy comunicativo y sincero.

¿Tenía algún problema con los vecinos del barrio?
No, cuando vivía en mi casa, nunca tuvo ningún tipo de problema. Cuando quiso vivir solo en el otro barrio tenía una banda de rock que hacía mucho ruido y los vecinos se quejaban.

Vos qué decís, ¿existían motivos para meterlo en una comisaría?
No, no tenían motivos, pero como le allanaron la casa en dos oportunidades con órdenes ilegales, entonces él mismo denunció a los policías. Y ellos lo tomaron mal.

¿Qué fue lo primero que hiciste cuando te enteraste de lo sucedido?
Lo primero que hice fue pedir ayuda a la policía

¿ Cómo lograste reunir a tanta gente?
Todo esto nace de los amigos de Miguel, ellos fueron los primeros que sospecharon de los policías. A partir de ahí se fueron juntando más personas. Estudiaban periodismo y sabían como hacer bien las cosas.

¿Tenés miedo de que pueda llegar a pasarte algo?
No, no tengo miedo. Si algún día tuve miedo fue por mis otros hijos.

¿Qué fue lo último que hablaste con él?
Lo último que hablamos fue una discusión porque teníamos una perra y yo no quería que tuviera cría. Él amaba a los animales, era muy sensible.

¿Qué te sostiene para seguir con esta búsqueda?
La necesidad de encontrarlo, que tenga un lugar; de encontrar su cuerpo y pueda descanzar en paz.

¿Qué hace la Asociación Miguel Bru en el barrio?


Por Jesica Baez

La Asociación Miguel Bru es un grupo de amigos, familiares y compañeros de Miguel, un estudiante de periodismo. Todo comenzó cuando la comisaría 9° de La Plata secuestró, torturó y golpeó a Miguel Bru hasta matarlo, y luego hizo desaparecer el cuerpo. “Nuestra lucha fue pedir justicia -dice Laura Sottile, miembro de la Asociación -. Organizándonos logramos destituir a través de un juicio político al juez de la causa, Amílcar Vara. Después vino juzgar y condenar a los policías asesinos. Luego empezó una etapa nueva, comenzamos asesorar y acompañar a familiares de víctimas de la violencia policial”. En el 2002 Rosa Bru- la madre de Miguel, amigos, familiares y compañeros formalizaron la Asociación Miguel Bru, a la que se sumó un equipo de abogados. “Al principio nos juntamos porque la mayoría eran compañeros de Miguel en la Facultad de Periodismo de La Plata. También había otros como yo -dice Laura- que no fuimos amigos pero igual nos sumamos. Otros se fueron incorporando en el trabajo concreto de la asociación, como los talleristas”.

Llegaron a la Isla Maciel por el caso de dos chicos: el Melli Maidana y Tony Cardozo. Ellos también fueron fusilados, pero por la policía de la comisaría 3° de Dock Sud. Los de la Miguel Bru comenzaron acompañar a sus mamás y a patrocinar jurídicamente esas causas. Esas madres fueron trayendo a otras con historias parecidas, así comenzó el trabajo en la isla. Conocieron un primer grupo de chicos y jóvenes de la Maciel. A su vez ellos comenzaron a acercar a amigos, novios o algún familiar.

Hoy trabajan en la isla en diferentes frentes. Por un lado con menores que estaban presos en comisarías o en institutos. Y por otro, planearon con nosotros las actividades. Al principio nos preguntaron qué cosas nos gustaría aprender, generar todos juntos. Y empezamos con los talleres: peluquería, periodismo, fotografía, computación y género. Este año se sumaron los de electricidad, derechos humanos, salud, prevención de conducta de riesgo, y sexualidad. Está por empezar el de panadería. A todos los da un grupo de personas especializadas, son voluntarios. Sin todos ellos nunca se podría haber concretado este sueño.

Sensaciones

Una tarde salimos a recorrer las calles del barrio y a atrapar colores, sabores, olores. Capturamos sensaciones, encantos y desencantos, que resumimos en algunas frases. ¡Aguante la isla!
Por todos

# El portón del fondo está despintado, sucio y con olor a porro # la Pinzon, sabor a pizza y guiso # da alegría caminar a la tarde por las calles de la isla #
llegar del colegio y ver a mis sobrinos # el apestoso aroma del Riachuelo podrido # la calle Alberdi con sus casitas todas iguales # las cumbias del Talacasto # el galpón húmedo y lleno de ruido # gente que entra y sale # levantarse y tomar mate con mi mamá # me daría alegría despertarme y encontrarme con mi hermano muerto # la vía y la Montaña # la cancha de San Telmo, la pasión de mi vida. #

PERIODICO MURAL EDICION 2005

12 de feb. de 2005

Haloscan commenting and trackback have been added to this blog.

11 de feb. de 2005

Club San Telmo: una pasión

Por Agustín Antunez

San Telmo es un club humilde, porque no tiene buenas sillas como otros clubes, y porque está ubicado en la villa. Allí me junto con mis compañeros no sólo cuando voy a entrenar, sino también cuando voy a la cancha. Telmo me enseñó a jugar al fútbol. Acá jugué por primera vez en una cancha de once contra otro club, y me dio la alegría y la gloria de lo que es ganar. Hoy, un arquero que era del club, juega en San Lorenzo: Santana.

Telmo es el barrio, alegría por el barrio y aunque este año no tuvo una gran campaña no hay que dejarlo de lado porque hay que estar en las buenas y en las malas. Cuando va primero van todos, pero cuando va mal...no. El club me gusta así como es, no le cambiaría nada. Si pudiera sólo lo haría más grande. ¿Lo más lindo que me dio Telmo? Ver ganar un partido contra el Docke.

Poetas rondan el barrio

La chica de oro

Mujer de una sonrisa hecha de alas,
Con ojos mansos y cabello largo y lacio
Como aquel sauce llorón,
Que alberga en el sueño de un muchacho.
La llamo chica de oro
Poque estaba llena de vida
Tanta que para el su risa
Lo llenaba de angustia
Decidió poner fin con su tristeza
y bajo del sauce
en pocos días se enfermó y falleció.

Elvis Leone


En silencio esperaré
un te quiero
de la boquita de más dulce sabor
de todo este mundo
es que tus labios encienden la pasión
que hoy siento por ti

Amor, te quiero amar porque es necesario
para mi alma sentir tu piel
muy juntita hacia la mía
y de esa forma sentir
que es un sincero amor
mi dulce bombón.

Yesica Baez

Vivir en la Maciel

Por Miriam Monzón

Nosotros, los que vivimos acá, sabemos quién es quién: quién roba, trabaja o vende droga. Pero no es fácil. La isla cada año se cierra más. Antes los turistas entraban. Ahora nos miran de lejos. Es verdad, ya no pueden pisar acá. Tampoco entran los médicos ni llegan los resúmenes, si, por ejemplo, pedís un crédito. En estas cuadras todo es más barato: las salchichas, el café y la ropa. Pero en el fondo de la isla, donde viví hasta hace un año, la vida para los jóvenes carece de sentido: de lunes a lunes, siempre es lo mismo. Se levantan a las 11, desayunan pan con mate, se sientan adelante hasta que les agarra hambre, almuerzan un guiso, duermen, vuelven a comer y salen durante toda la noche.
No hay trabajo acá adentro, más que en las remiserías. Casi todos tienen planes sociales: limpian la plaza o barren las calles. Mi marido trabaja afuera de la isla. El creció acá y ni loco se va. Los pibes lo respetan. Pero es muy difícil conseguir un trabajo...cuando se enteran de que vivís acá. A pesar de todo esto yo tengo un sueño: que la isla vuelva a ser como antes, cuando nuestros familiares y amigos podían entrar y salir sin que tengamos que hacerles una custodia personal.

Entrevista: Las chicas de la esquina

Por Yesica Baez, Marcela Cardozo y Juanita Monzón.

Tienen un oficio por el que la isla fue muy conocida en otras épocas. Queríamos saber por qué una piba de veinte trabaja de “eso”, cuánto y qué gana.

¿Cómo te llamás?
Débora Marcela V.

¿Cuántos años tenés?
Tengo 20.

¿Por qué lo hacés?¿Por necesidad o por placer?
Por las dos cosas.

¿Cuánto cobrás?
50 pesos por hora.

Alguna vez un cliente te trató mal?
No, mal no. Pero hay algunos que se quieren pasar de la hora y otros que no te pagan lo que vale.

¿Quedaste embarazada de alguno?
Sí, quedé embarazada.

¿Qué hiciste?
Lo aborté, porque no valía la pena.

¿Te gusta lo que hacés?
Sí, ya es costumbre.

¿Alguna vez quisiste dejar esto?
Sí...pero no pude. Porque como te dije, ya es costumbre y antes de hacerlo gratis, cobro.

¿Tenés hijos?
Sí, tengo dos hijas.

¿Saben lo que hacés?
Y...no porque son chiquitas y no entienden.

¿Alguna vez te enamoraste de un cliente?
Sí, del que me saqué un hijo.

¿Lo volviste a ver?
Sí, lo veo pero...en el barrio.

¿Se lo dijiste?
Sí, lo sabe pero no entiende.

¿Cómo lo tomó?
Y parece que mal...porque no le gusta lo que hago.

La isla vista por sus habitantes

Por Lucila Cardozo

¿Qué piensa de los pibes que andan en la calle robando para las drogas?
Y yo como madre creo que esos chicos se arruinan la vida con esa porquería. Les aconsejo que tienen que tratar de luchar contra las drogas. Porque yo tengo uno y no quiero verlo así, en la calle con un fierro en la cintura y re drogado. (Olga Noemí Suárez, ama de casa)

¿Qué le gustaría que tenga el barrio para sus chicos?
Quiero que arreglen la plaza, así pueden divertirse mucho. Ahora que terminaron las clases ellos dicen que necesitan algo en su vida como los juegos. (Patricia Soledad Rocha, cocinera)

Dos potencias se saludan:
la Maciel visita el Bajo Flores

Por Andrea Romeo

El 4 de diciembre nos juntamos a las 10hs en el Club 3 de febrero. Eramos 20 chicos y 4 profesores: Ariel , Gonzalo, Pablo y Laura. Salimos en un micro y llegamos a las 11 y 30 al Bajo Flores. Ahí visitamos el Taller de Fotografía PH15. Los chicos nos contaron que empezaron en un comedor y ahora tienen su propio espacio. El taller es copado, dura 2 años y lo dirige Martin Rosenthal, con otros cuatro talleristas. Las fotos estaban muy buenas. Eran de la Villa 1114, sus personajes y animales. La muestra se hacía en la calle y además había malabaristas, telar y tejido al crochet. Nos convidaron brownies con limonada. Y después de un par de horas, nos fuimos a lo de Gonzalo a comer unos ricos choris y queso provoleta.

Entrevista en 30 palabras

Por Marcela Cardozo

Porque le gusta la calle
Robó por necesidad
No, nunca
No, a veces
3 blindados,
Medio millón
A los 11
Con lo que venga
Por vicio
Hasta que me maten.

(Pablo de la Isla, 17)

Los Talleres de la Isla Maciel

Por Juanita Monzón

El Taller de Fotografía es muy piola porque nos enseña cómo sacar y revelar fotos. Somos 20 chicos y 4 profesores. Ellos son Laura, Pablo, Gonzalo y Ariel, y son muy buenos con nosotros. Venimos porque nos gusta y aprendemos. Los días sábados desde las 13 a las 15hs en el Club 3 de Febrero.

“El taller de fotografía está re-piola, porque a la vez que nos enseña cómo manejar las cámaras, nos divertimos”
Juanita Monzón


En el Taller de Peluquería somos 22 chicos y una sola profesora que se llama Delia. Nos enseña cómo cortar el pelo y nos cuenta cómo llegó a ser profesora. Nunca nos trató mal y vamos al taller a aprender. Las clases son en la Escuela Nro. 6 los lunes de 17 a 19hs.

“Las clases de peluquería son fantásticas. Aprendemos a cuidar nuestro cabello mientras nos reímos y la pasamos muy bien”
Carolina N. Insfran


Como en el Taller de Computación somos muchos y sólo tenemos 4 cuatro computadoras, nos dividieron en dos grupos. Los profesores son Tuly y Cecilia. Nos tienen mucha paciencia. El taller está bueno porque nos enseñan cómo manejar las computadoras. En la Escuela Nro. 6 los martes de 17 a 19hs.

“Está bueno porque muchos no sabíamos casi nada de compus”
Yesica Baez


Gracias al Taller de Periodismo vamos a sacar una revista. Somos 10 chicos y 2 profesores re-piolas, muy copados que nos re-bancan. Maru y Leo, nos enseñan muy bien y esperamos que el año que viene vuelvan. Estos meses que no estén los vamos a extrañar mucho. Por todo eso y lo que va a venir, los queremos.

“Las clases de periodismo son muy divertidas. Venimos a aprender cómo ser un buen periodista. Es uno de los talleres más piolas. ¡Gracias!”
Juanita Monzón


En el Taller de Derecho Popular hablamos sobre los derechos que tenemos y los que no se cumplen. Se dicta los sábados intercalados, de 16 a 18hs, porque hay otro taller a la misma hora. Las clases las dan Claudia y Belén en el Club 3 de Febrero.

“Vengo a aprender cosas que no conozco. Hay muchos derechos que yo no sabía que existían”
Betty


En el Taller de Sexualidad y Derechos de las Mujeres nos enseñan cómo cuidarnos. La profesora es Antonia y venimos a aprender sobre las enfermedades de transmisión sexual y los embarazos no deseados, las violaciones y la responsabilidad de nuestros hijos. En el Club 3 de Febrero los sábados de 16 a 18hs, intercalados.

“Amor y precaución”
Yesica Baez

¿Qué es "gatillo fácil"?

María Belén, una de las abogadas de la Comisión de Derechos Humanos de la Maciel, nos explicó qué es.

¿Qué es un caso de gatillo fácil?
Se dice que es un caso de “gatillo fácil” cuando una persona es muerta por personal policial o de seguridad. Ellos están habilitados para llevar armas, es decir para “gatillar”, aunque sólo pueden hacerlo en un caso de extrema necesidad, y no cuando quieren. Pero se aprovecha esta habilitación de poder tirar y se abusa. El término exacto sería “ejecución extrajudicial”.

¿El del Lechón le parece un caso de gatillo fácil?
Sí, porque el autor sería un policía retirado que actuó abusando de su carácter contra una persona particular e indefensa.

¿Qué se puede hacer frente a un caso de gatillo fácil?
Desde la ley se puede efectuar la denuncia para que se investigue y condene al culpable.

¿Qué le aconsejaría a los padres frente a un caso así?
A los padres les aconsejaría hacer la denuncia y aportar al juzgado todos los elementos posibles, como encontrar testigos o buscar pruebas, para averiguar el hecho.

Yesica Baez

Bajo sospecha: la tragedia del Lechón

La vida y la muerte de Luis Alberto Laris,
un pibe muy querido de la isla.


- ¿Por qué le decían Lechón?
- Por que cuando era chiquito era gordito y petiso
(Marcela Laris, la hermana)


Por Yesica Baez.

El Lechón era un morocho alto, de ojos marrones. Miraba y hablaba con firmeza. Era serio y de una sola palabra, siempre iba para adelante. Su cuerpo fue encontrado en Dock Sud el 15 de octubre del 2002. Tenía un pantalón azul, chomba negra y zapatillas Nike celeste y blanco. En la esquina de 25 de mayo y Defensa, parece que quiso robar una moto y un policía retirado le disparó por la espalda.
Más de dos años después de su asesinato, tuvimos el gusto de poder hablar con sus vecinos, compañeros, familiares y docentes. Ellos nos contaron cómo era el Lechón. Y a partir del testimonio reconstruímos su perfil.

Hacía muchas cosas para ayudar a su familia con los problemas, y a la gente económicamente. Una vez dejó un camión de garrafas y otro de verduras en el puentecito de la Pinzón, para que la gente se llevara para su casa. Jugó en River, trabajó mucho tiempo en Once. Tuvo una hija, formó su familia y al poco tiempo la desarmó porque encontró a la chica con la que quería quedarse. Casi todas las pibas e la Maciel se volvían locas por él, era un morocho hermoso.
Todos lo querían. No era el más bueno ni el más malo. Era un poco travieso: fumaba marihuana, tomaba pastillas y “merca” (cocaína). Pero no hacía maldades ni molestaba ni lastimaba. Se hacía querer. Era sereno, tranquilo y cuando lo buscaban, obvio que tenía su lado oscuro.
Depende de lo que le hicieran, golpeaba, tiraba tiros o si no, de bronca, se iba a robar. Los códigos que manejaba era los que se acostumbran en la villa: no robar a los del barrio y defender lo de compañeros y amigos. Siempre buscaba lo mejor para la gente carenciada de la zona. Daba comida y remedios y bué, si era necesario abona unos pesos, si tenía aportaba. Si te portabas mal te daba consejos y con la gente era muy respetuoso.